martes, 8 de diciembre de 2015

Tapizando y modernizando las sillas de estilo clásico

Un día, mi tía Charo me envió un par de sillas que había recogido en Cáceres cerca de su casa. ¡Ella es fantástica! Si en cualquier momento encuentra algo que se puede arreglar, no duda en cogerlo y eso es genial! Esas sillas viajaron 300 kms hasta mi casa para que les diese otra oportunidad y otro cambio.
Cuando las vi,  los ojos se me abrieron como platos pero por el horror de sillas que estaban delante de mi! el tapizado me pareció horrible y muy muy anticuado. Era un tapizado con un tono naranja tanto en el asiento como en la parte central del respaldo. Vamos, para mi, un horror...
Así que en ese preciso momento decidí que solamente iba a tapizar el asiento. Quería ver madera, más madera!! Aunque no sabia lo que me iba a encontrar debajo del tapizado, ni como estaría la madera. Pero quite ese horrible tapizado que me tenia escandalizada.
¿Veis? el respaldo realmente era muy chulo y se tenia que ver completamente, si o si.

Fijaos como estaban los asientos: Las cinchas y la espuma estaban desgastadisimas y listas para ser renovadas. No se cuando se tapizarian estas sillas por ultima vez pero calculo que sobre los años 70??¿¿¿????¿¿?
Bueno, el caso es que eran un horror.... :(
Después de levantar todo el viejo tapizado, limpie y desinfecté bien la silla antes de empezar la aventura.
Los asientos se desatornillaban y eran independientes de las sillas con lo cual era fantástico por que podía tapizarlos tranquilamente y después pintar las sillas en función de la tela elegida, o al contrario!
Pero comencé con la madera de las sillas que ya sabía que me iba a llevar mucho tiempo y trabajo.
Lo mas difícil fue conseguir lijar bien todo el respaldo ya que el antiguo tapizado tapaba gran parte del mismo que era lo que estaba peor...
las tablillas de madera del respaldo estaban unidas y pegadas y hacían como un pequeño escalón así que había que lijar muy bien para que quedase al mismo nivel y perfecta para pintar. 
Con la lijadora eléctrica fue la única manera de conseguir igualar las tablillas y eliminar ese escalón que unía las  piezas de madera. De la misma manera, había que lijar la madera del respaldo que era durísima y la verdad es que, incluso con la lijadora, fue bastante complicado. De hecho, me desesperé muchisimo por que no conseguía dejar la madera bien pulida por más que lijaba.
Después procedí a tapar con masilla blanca todos los agujeritos que tenia la madera por las grapas del tapizado.. que eran muchos... y también alguna pequeña grieta e imperfección.

Una vez consegui lijar bien el respaldo y decapar el resto de la silla, aplique un par de manos de imprimación blanca y comencé a pintar la silla.
Esta vez elejí un tono blanco marfil que iba genial con la tela que ya tenia en mente. Mi idea era modernizarla con la tela pero sin perder el toque clásico que tenia la silla.

 
Lo que queria conseguir con este tono era terminarlas con un envejecido muy muy ligero con betún de judea. Así, las sillas no se verian tan planas solamente con la pintura. Creo que se no se aprecia muy bien en las fotos pero igual os podeis hacer una idea. Creo que al final apliqué tres manos de pintura y unos toque de betún de judea.
 Para tapizar los asientos utilizé cincha elastica de  3 y 4 cms, guata y una plancha de espuma de 6 cms y seguimos los mismos pasos que en anteriores trabajos, como: Tapizando y modernizando una sillas monumentalesDe unas sillas viejas a una sillas muy retro:

Esta vez eleji una tela marron con unos detalles muy chulos en tonos marfil que iban a quedar ideales con el color de la madera de las sillas. La tela me parecia moderna pero a la vez no perdia la esencia clásica de las sillas que al fin y al cabo, lo eran.
¿Qué os parece?

Cualquier pieza que nos parezca vieja, pasada de moda y deteriorada se merece un cambio radical como este proyecto del que estoy especialmente satisfecha. fijaos en el cambio tan grande que hemos conseguido dar sin complicar mucho el trabajo.
Ahora solamente falta buscar el sitio perfecto para disfrutarlas.
Ahora las veo tan bonitas y perfectas. ¿Qué os parece el cambio?


No hay comentarios:

Publicar un comentario